Autor:

Se escalonará de forma que si hay un Serie 2 habrá un i2 sin que este último sea la versión eléctrica del primero.

 

El fabricante alemán BMW planea expandir su oferta actual de vehículos totalmente eléctricos sin emisiones (ZEV por sus siglas en inglés) a medio plazo, con la mira puesta en competir con fuerza con la estadounidense Tesla, actual líder mundial en producción y ventas de vehículos de este tipo.

 

Diversos especialistas señalaron que la marca alemana complementará sus actuales autos i3 e i8 con un sedán de tamaño mediano, al que espera denominar i5 y espera ofrecer en su red de concesionarios en algún momento de 2020 como modelo 2021.

 

Ian Robertson, director general de Marketing y Ventas de BMW, señaló a prensa especializada en Alemania que el modelo se colocará dimensionalmente entre los actuales sedanes Serie 3 y Serie 5, pero estará más cercano a este último por características y planteamiento de mercado.

 

El futuro i5, según algunos especialistas británicos, apuntará directamente al actual liderazgo comercial de Tesla y se colocará entre el sedán compacto Model 3 que la estadounidense comenzará a producir en breve, y el exitoso sedán Model S, aunque por precio y prestaciones estará más cerca del modelo de menor nivel.

 

Además de la novedad de su posicionamiento, el BMW i5 podría ser el primer modelo de la marca en usar la nueva generación de baterías que actualmente se está desarrollando en la compañía basada en Munich.

 

Los expertos anticipan que dichas baterías serán 30% más livianas y notablemente más pequeñas que las usadas actualmente por los i3 e i8.

 

Otras indiscreciones adelantaron que el i5 mantendrá una clara vinculación estética con los actuales i3 e i8, de estilo claramente futurista. Para mayor referencia, se señala al conceptual Vision Next 100 como la referencia estética inicial.

 

El sedán i5 también será el primer BMW que ofrezca función autónoma. Se espera que pueda homologarse como nivel 3 (conductor al volante) o nivel 4 (conductor en el auto).

 

El BMW i5 será solo el principio, pues voceros de la marca explicaron que a medio plazo la gama tradicional de autos convencionales tendrá una gama paralela de productos ZEV. "Habrá un i2 y un Serie 2, pero uno no será la versión eléctrica del otro; tendrán características específicas".

 

La movilidad autónoma ya está siendo puesta en marcha por BMW, que en el segundo semestre de este año comenzará un programa de pruebas con una flota de cuarenta unidades Serie 7 con nivel autónomo 3.

Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES