Autor: Leo Mellado

EL MODELO INCORPORA UN MOTOR V12 BITURBO, EL PRIMERO CON ESTA CARACTERÍSTICA EN LA HISTORIA DE LA MARCA.
Si alguien tiene disponibles por ahí US$ 350.000 y no sabe qué auto comprar, pues aquí le presentamos una buena alternativa. Quantum Group acaba de destapar en su showroom de Las Condes el Aston Martin DB11. Se trata del deportivo que ocupa el nicho donde antes estaba el DB9 y, siguiendo la saga de este
último, incorpora una serie de innovaciones. Respecto del que reemplaza, el DB11 es más grande en todas sus dimensiones. Tiene 4,73 metros de largo, 2,07 de ancho y 1,28 de alto.
La novedad más importante de  este modelo es que bajo su enorme capó (que, por cierto, es la pieza
de aluminio más grande de la industria automovilística) va el primer motor V12 biturbo de la firma británica.
Se trata de un maquinaria de desarrollo propio que genera 608 cv y un par motor que llega hasta los 700 Nm. Con éste, el DB11puede ir desde la detención hasta los 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h.

El ejemplar presentado en esta ocasión tiene un motor firmado por Andrew Byrne, siguiendo la tradición de varias marcas exclusivas en las que el propulsor es ensamblado por un artesano específico. La caja de cambios es de ZF y es automática de 8 marchas. Para no romper su estética con alerones, el modelo tiene un muy buen trabajo de aerodinámica activa. Unas entradas de aire en la base de los pilares traseros conducen aire hasta el interior de la tapa del maletero. Basta la presión del propio aire para levantar
el pequeño deflector que le agregará algo de carga a la parte trasera del modelo. 
El interior sigue los esquemas estéticos de los demás Aston Martin, con tapicerías y terminaciones
ampliamente personalizables. Sin embargo, el DB11 innova con un módulo digital de instrumentos que se despliegan en una pantalla de 12 pulgadas. Además, hay otra pantalla, de 8 pulgadas, en la consola
central. 
Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí