Autor: Leonardo Mellado

EL MODELO RECIBE UNA LAVADA DE CARA Y EL AGREGADO DE ALGUNOS EQUIPOS ADICIONALES, LOS QUE INCLUYEN UNA PANTALLA TÁCTIL EN LA CONSOLA CENTRAL.


Toyota presentó en nuestro país la actualización de su conocido Corolla justo cuando cumple 50 años
de historia. Se trata, por tanto, de un retoque estético y de equipamiento de media vida útil de la actual generación del Corolla y no un auto nuevo.
El exterior del modelo presenta cambios importantes en el frontal y muy menores en la parte trasera. Adelante, el mayor cambio está en la parrilla, que en las variantes GL y LE presenta un claro diseño hexagonal en lugar del trapezoide que tenía hasta ahora. En cambio, en la versión SE dicha parilla es más compleja al agregar una rejilla con un patrón de rombos, un deflector de aire más pronunciado en la parte baja y unas entradas de aire para los frenos más grandes y flanqueadas por luces de carácter con ledes.
De igual manera, en todas las versiones el extremo delantero del capó es más ahusado, lo que le da un aspecto más aerodinámico al auto. Los focos también fueron rediseñados, pues ahora son más delgados
y presentan dimorfismo entre las variantes GL y LE, por un lado, y la SE, por otro.

En la parte trasera, en cambio, los cambios podrían pasar inadvertidos. Los focos posteriores tienen señalizadores tras cristales semitransparentes en los GL y LE, pero son totalmente rojos en los SE.
El interior es igual en términos generales. La marca señala que a pesar de que el habitáculo es igual en dimensiones, de hecho los pasajeros traseros tienen 75 mm más de espacio para las piernas gracias al rediseño de los respaldos de los asientos delanteros y traseros, así como por un ligero reposicionamiento
de la banca posterior. 
En el instrumental se agregó una pantalla táctil para las versiones más equipadas, mientras que el sistema de control de clima tiene una botonera más estilizada. La maquinaria propulsora no recibió cambios relevantes. Sigue siendo de 1,8 litros con 138 caballos y 173 Nm. La configuración de versiones sí que cambió. Ahora hay cinco, que parten con el auto de entrada GL, que está disponible con caja de cambios manual o automática de variación continua (CVT); siguen con la LE, también con ambas transmisiones, y terminan en la SE, que solo se ofrece con la caja automática.

Los precios van entre los $10.490.000 y terminan en los $13.790.000. El origen de estos modelos es una planta
Toyota de Estados Unidos
Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES