Autor: Leo Mellado

El grupo PSA ya tiene plenamente asumida en su oferta a los modelos de Opel y, prueba de ello, es el lanzamiento de la sexta generación del Corsa, probablemente el modelo más emblemático de la marca en las últimas décadas.

El modelo siempre ha sido uno de los caballos de batalla de la marca del blitz y ahora no lo será menos. Los ejecutivos de Opel afirman que podría representar entre un cuarto y un tercio de las ventas totales y fundan en este auto (aunque no exclusivamente) la meta de alcanzar el 2,8% del segmento de los hatchbacks de marcas generalistas de nuestro país.

Aquello le permitiría a Opel pasar del 0,6% al 0,9% del mercado total, pero sobre un número reducido de unidades dada la caída de las ventas causada por la pandemia.

Para lograr estas ambiciones, el nuevo Opel Corsa busca conquistar sobre todo a jóvenes con intereses urbanos, a los cuales seduciría con una interesante combinación de diseño alemán, alto nivel de equipamiento y bajo consumo.

Partiendo por lo primero, este Corsa opta por un perfil más bien deportivo, donde los colores combinados con techos negros son la norma; además, dependiendo de la versión, se puede contar con un techo panorámico y llantas de 16 o 17 pulgadas.

En el ítem de equipamiento, el modelo hace gala de una base estándar contundente, que incluye 6 airbags, control de estabilidad y tracción, cámara de retroceso con 180° de cobertura, sensores de proximidad y detector de presión de neumáticos. Como opcional algunas variantes incluyen espejo retrovisor electrocromático y espejos exteriores plegables eléctricamente.

Entre los principales equipos de cabina está un panel de instrumentación totalmente digital en la versión tope de gama (GS Line) y una pantalla central táctil de 10 pulgadas (7 pulgadas en las versiones de entrada) desde donde se puede gestionar la conectividad, que incluye compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto; control por voz y transmisión de audio vía Bluetooth. Tam,bién se puede optar por un cargador inductivo y un modo de manejo sport.

En su versión GS Line tiene su interior decorado con color rojo, asientos deportivos, acceso sin llave con botón de encendido y pedales deportivos de aleación.

El tercer elemento de seducción es el bajo consumo de sus propulsores. Inicialmente se ofrece un motor diésel de 1,5 litros turbo de 100 hp a 3.500 rpm con un torque máximo de 250 Nm a las 1.750 rpm; disponible con transmisión manual de 6 velocidades. Esta versión exhibe un rendimiento de 27,7 km/l de consumo en carretera, según el organismo homologador 3CV.

La alternativa de gasolina, en tanto, se compone de un bloque motriz de 1,2 litros, con variantes aspiradas y turbocargadas. En el primer caso, desarrolla 75 hp, con un torque de 118 Nm; que trabaja en conjunto con una transmisión mecánica de 5 velocidades. Esta solo estará disponible a partir de noviembre.

La alternativa turbocomprimida del bloque de 1,2 litros alcanza 100 hp, con 205 Nm en su expresión torsional. Puede llevar una transmisión manual de 6 relaciones o una automática de 8 velocidades. Esta última alternativa exhibe un gran rendimiento de 26,3 km/l de consumo en carretera.

Promesas de la marca

Como parte de su campaña de marketing, Opel propone lo que llama “compromisos”, que incluyen el pago de “$300.000 si un cliente después de probar el New Opel Corsa, se decide por otro modelo de la competencia”.

Además, la marca del blitz asegura que un cliente insatisfecho podrá devolver su Corsa y recibir de vuelta el mismo monto que pagó por el auto.

Además, aquellos que pongan un Corsa antiguo como parte de pago recibirán el 50% de descuento en el Plan de Mantenciones Opel Flex Care o en la compra de accesorios oficiales Opel.

Este nuevo integrante llega al mercado chileno en 5 versiones, manual y automático, a gasolina o diésel, en los colores naranja, gris grafito, gris plata, blanco y rojo, a un precio desde $11.790.000 con opciones de financiamiento y precio lista de $12.490.000.