Autor: Leonardo Mellado

Todo es superlativo, desde la calidad de sus materiales hasta el refinamiento de su sistema de infoentretenimiento.

Hay que ubicarse primero. En el mundo de los autos existen marcas generalistas, generalistas premium, premium a secas; y unas pocas que son como Bentley, cuyos productos son el epítome del lujo porque le dan significado y contenido a ese término y no existe nada más allá.
Y dentro de la gama de Bentley, el Mulsanne es el non plus ultra. El lujo dentro del segmento del lujo.
Siendo este modelo lo que es, hay pocos parajes más indicados para probar sus capacidades que las autopistas sin límites de velocidad de Baviera y las espectaculares montañas de la región del Tirol, en Austria.
Ahí la noticia es que el modelo cÚspide de Bentley fue renovado en su estética y su gama ampliada con la incorporación de una versión de distancia entre ejes más larga, llamada Extended Wheelbase (EWB). Con casi seis metros de longitud, complementa al Mulsanne y al Mulsanne Speed que, como la versión extendida, también incluyen modificaciones de diseño.
Las tres versiones del modelo, elaborado en Crewe (Inglaterra) por un equipo de artesanos que dedican 400 horas de trabajo a cada auto (el doble de lo que requiere un auto corriente), portan el sempiterno motor V8 de 6,75 litros con 512 CV (537 en la versión Speed) y 1.020 Nm de par. Incorpora la desactivación de cilindros y la sincronización de levas variable, que mejoran tanto el rendimiento de combustible, dejándolo en 6,9 km/l en ciclo combinado, como las emisiones de CO2 (342 g/km).
Las prestaciones, pese al tamaño y al peso, son imperiales. El Mulsanne llega a 100 km/h en 5,3 segundos y es capaz de alcanzar la velocidad máxima de 296 km/h. La tracción es a las ruedas traseras y la potencia se distribuye a través de una transmisión automática ZF de 8 velocidades, que entra en acción con la más mínima presión en el pedal.
El Mulsanne Extended Wheelbase (EWB) es la gran novedad de la nueva gama. Mide 5,82 m de longitud (25 cm más que las otras dos versiones), pesa 2.730 kg y se diseñó pensando especialmente en los pasajeros de los asientos traseros. Pese a todo, y compartiendo el mismo motor que la versión de acceso, alcanza los 100 km/h en 5,5 segundos.
El Mulsanne EWB ofrece 250 mm más de espacio para las piernas, así que Bentley aprovecha para instalar un reposapiés extensible e incorporar un techo solar en la zona de los dos afortunados ocupantes de la parte posterior. Además de un espacio suntuoso y relajante, los ocupantes de estas plazas disfrutan de lujos como un refrigerador con copas de cristal fabricadas a medida o con la función masaje en los asientos.
Una consola construida con materiales muy refinados, como cuero, cristal, metal y enchapados artesanales, separa los asientos traseros del Mulsanne EWB. Como elementos funcionales incluye puertos USB, portabolígrafos, portavasos y un espacio de almacenamiento recubierto con cristal. Y para los pasajeros que deseen trabajar durante el trayecto, la parte trasera se puede convertir en una oficina móvil gracias a unas mesitas plegables entre los asientos.

Speed: el Mulsanne más deportivo

El Mulsanne Speed es la versión más dinámica y está pensado para el conductor. Sus 537 CV y 1.100 Nm de par le permiten anotarse con un 0 a 100 km/h de 4,9 segundos y superar los 300 km/h pese a sus casi tres toneladas. Además de una mayor potencia, el Speed cuenta con unas leyes del cambio más rápidas y eficaces y frenos de disco ventilados de gran tamaño.
La imagen exterior del Mulsanne Speed es algo más agresiva, con un frontal con detalles de aluminio, capó, máscara, rejillas, faros LED y parachoques de aspecto más moderno. Un detalle interesante está en las luces traseras, que tienen la forma de la "B" de la marca, que se aprecia más en la oscuridad. En los laterales del Mulsanne también aparece la inicial de Bentley, en este caso en una nueva toma de aire integrada en la sección inferior del tapabarros.
En el interior del Speed están los materiales nobles que se esperan en un Bentley, pero también asientos rediseñados, nuevos reposabrazos y molduras de las puertas, exclusivos interruptores de cristal, acero inoxidable brillante pulido, alfombrillas de pelo largo y la opción de elegir entre 24 colores de cueros, disponibles en dos nuevos estilos: acanalados o acolchados, con acabados de uno o dos tonos.
Pero el lujo se acompaña también de lo Último en tecnologías innovadoras. Entre ellas destaca el nuevo sistema de infoentretenimiento, que incluye una pantalla táctil principal de 8 pulgadas, disco duro de 60 GB y navegador de Google maps.
Eso para conductor y pasajero, pero para las plazas traseras se encuentran disponibles tablets Android con pantalla de 10,2 pulgadas, 4G, Wi-Fi y Bluetooth integrados en los respaldos de los asientos delanteros y que se pueden utilizar fuera del vehículo. Cada tablet dispone de 32 GB de almacenamiento a bordo (ampliable a 128 GB con una tarjeta MicroSDXC), puertos USB y una cámara frontal.
A nivel de equipos de sonido se puede elegir como opcional el sistema de audio Naim for Bentley Premium, que cuenta con 18 altavoces, 19 canales y un amplificador de 2.200 Watts. Se puede disfrutar plenamente de él gracias a las nuevas medidas de insonorización del habitáculo.
Y para los que quieran disfrutar del Mulsanne desde el puesto de conductor, el carácter del coche se puede ajustar a cada situación a través de un mando giratorio situado junto al selector del cambio de marchas que cuenta con tres opciones: Bentley, Sport y Comfort, los cuales calibran la dirección y la suspensión. Existe un cuarto modo, Custom, que permite al conductor ajustes personalizados para disfrutar al máximo de estas joyas del automóvil.

Bentley Mulsanne


Todos los vehículos

Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí