Autor: Leo Mellado

Tras una inevitable postergación desde marzo hasta ahora por el problema de la pandemia, finalmente Renault presentó la renovación de su Duster, con cambio de motor y de origen incluidos.

En Chile, Renault debe ser de las marcas que más diversificado tiene los orígenes de sus modelos. Estos llegan desde Colombia, Brasil, España, Marruecos, Turquía, Corea del Sur, México... incluso desde Francia.

En efecto, gran parte de los cambios introducidos al modelo tienen que ver con el cambio del país de procedencia, que deja de ser Colombia y pasa a ser Rumania, país sede de la marca Dacia, fuente original del exitoso SUV.

Eso sí, no por ser rumano deja de tener toques profundos de estética francesa, ya que presenta un estilo que itera numerosos elementos de modelos como el Koleos y la camioneta Alaskan: la máscara, el capó robusto, los faros delanteros C-Shape, entre otros.

Además de los mencionados, otros aspectos que cambian en este nuevo Duster incluyen los parachoques delantero y trasero, el skid frontal (según versión), los focos posteriores (ahora muy cuadrados, similares a los de un Jeep Renegade) y la modificación de las ventanillas laterales entre los pilares C y D, que ahora son más alargadas; así como molduras nuevas aquí y allá.

No obstante lo anterior, estrictamente no se trata de un modelo totalmente nuevo, sino de una renovación profunda del Duster que ya conocíamos. A pesar de ello, José Miguel Silva, gerente de Renault en Chile,explicó que "es una nueva generación en términos de la incorporación de una nueva motorización, equipamiento y diseño".

La profundidad de las modificaciones quedan más clara en el interior, donde todo el panel frontal es diferente. No solo luce más moderno, sino que los ejecutivos de Derco aseguran que hubo una mejora en la materialidad. Lo más destacado es la aparición de una pantalla digital de 7 pulgadas sobresaliente en la consola central, desde la cual se puede gestionar un nuevo sistema de infoentretenimiento con capacidad para enlazarse con Android Auto y Car Play. 

Más allá de ello, el modelo recién llegado mejora en sistemas de seguridad, al agregar de manera estándar el control electrónico de estabilidad, la ayuda de arranque en pendiente y anclajes Isofix. Los airbags, sin embargo, siguen siendo solo dos.

Más importante todavía, se reemplazó el motor a gasolina A4M de 1,6 litros por otro del mismo desplazamiento, pero con bloque de aluminio y distribución por cadena que pesa 23 kilos menos, denominado H4M. Además, éste es más potente (115 hp vs 105 del anterior) y también con más torque (156 kgm vs 148).

De acuerdo a las cifras de homologación del 3CV, con este nuevo motor el rendimiento de combustible es de 11,8 km/l en ciudad, 14,5 km/l en ciclo mixto y 16,7 km/l en carretera, cifras que en promedio mejoran unos 2 km/l a las ofrecidas por el motor anterior.

La caja de cambios sigue siendo manual de 5 marchas, aunque en Derco están evaluando si vale la pena incorporar versiones automáticas o con tracción en las cuatro ruedas. En todo caso, se advirtió que novedades al respecto no habrá en lo que queda de este año.

Los expertos de la marca señalaron que solo el 10% de los Duster se estaban vendiendo en su versión 4x4, lo que no parece un incentivo muy potente para seguir trayendo esa configuración. De hecho, entre los competidores la oferta de variantes 4x2 es ampliamente dominante: Ford Ecosport, Nissan Kicks, Chevrolet Tracker, Suzuki Vitara y Volkswagen T-Cross, entre ellos.  

Los precios siguen siendo muy competitivos. El Duster Life costará $10.490.000 y el Zen $11.490.000; en ambos casos considerando el descuento de bonos de lanzamiento y marca. A propósito de estos valores, el cambio de origen desde uno latinoamericano a otro europeo tiene, de acuerdo a expertos de Renault, más impacto en la logística que en los precios, como queda obviamente comprobado.