Autor: Leonardo Mellado

El Chevrolet Captiva recibe su segunda actualización en su ya larga historia de presencia en nuestro mercado, pues fue lanzada por primera vez hace 10 años.

Esta vez, se trata de un retoque menor en términos estéticos y más significativo desde el punto de vista tecnológico. Desde el primero de esos ángulos, lo más obvio es la sustitución de la máscara por una que sigue el patrón más reciente de Chevrolet, un polígono atravesado en su parte alta por una barra, que además luce detalles cromados dependiendo de la versión.

También se agregaron luces de carácter con luces LED en los focos delanteros y se ofrecen llantas de 19" bitono de nuevo diseño para la versión LTZ, que es la superior.

Fuera de ello, el modelo conserva sus proporciones y capacidades, incluyendo el amplio maletero de 559 litros (con la tercera fila de asientos plegada). Asimismo, en el interior, el diseño general se conserva, con la excepción de la incorporación del caballo de batalla de la actualización del Captiva: el sistema de infoentretenimiento MyLink.

Este dispositivo se presenta en la consola central a través de una interfaz consistente en una pantalla de 7' que permite enlazar vía cable un teléfono celular inteligente.

Usando el sistema Apple Car Play o el Android Auto se pueden utilizar varias aplicaciones residentes en el celular a través del propio vehículo. Eso incluye sistemas de descarga de mÚsica como Spotify o navegadores como Google Maps.

Además, las nuevas características interiores cuentan con ajuste de temperatura con climatizador dual y asiento con control electrónico de 8 posiciones, así como el Smart Key, sistema de entrada y encendido del vehículo sin llave, además de freno eléctrico de estacionamiento, entre otras novedades técnicas.

Las novedades técnicas también se extienden a la seguridad activa. El Captiva de 2016 agrega cámara de retroceso, sensores de tránsito cruzado y detectores de ángulo ciego a una panoplia de sistemas pasivos que ya incluye frenos ABS, control de estabilidad y hasta 6 airbags segÚn la versión.

En lo mecánico no hay novedades. Los propulsores siguen siendo un gasolinero de 2,4 litros de 165 caballos y un diésel de 2,2 litros de 181 HP.

Estos se combinan con cajas de cambio manual o automática, ambas de seis marchas y con sistemas de tracción en el eje delantero o en ambos.

En combinación con los niveles de equipamiento LS, LT y LTZ, más una "LT Full", se completan siete versiones con precios que van desde $15.390.000 hasta $21.490.000
Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES