Autor: Emol

En 2011, Fiat inició una importante etapa de renovación de la marca, fecha a partir de la cual logró doblar sus ventas con la introducción de nuevos modelos. Con el objetivo de continuar en esta senda, la firma italiana ahora estrenó el hatchback Argo, modelo que llegó para reemplazar al vetusto Grande Punto.

Se trata de una apuesta juvenil que intenta conquistar a un público que busca diseño y conectividad.

Por lo mismo, este cuenta con un diseño más europeo, en el que destaca su frontal, con un capó largo y voluminoso, mientras que la parrilla ahora es tridimensional. A su vez, la parte inferior refuerza visualmente la anchura del modelo con las tomas de aire situadas en las extremidades del parachoques, mientras que sus estilizados faros contribuyen a darle un aspecto moderno.

Su perfil mantiene este aire actual y dinámico, mientras que en la zaga destacan los grupos ópticos y el enorme logo Fiat situado en el centro del portalón.

En términos generales, se trata de un diseño bien equilibrado que se combina de buena forma con los 3.398 mm de largo, 1.724 mm de ancho y 1.501 mm de alto del Fiat Argo.

Amplitud interior

Una vez que ingresamos al habitáculo nos encontramos con un interior espacioso, que saca buen provecho de los 2.521 mm de batalla, para ofrecer un buen espacio para las cabezas y piernas de los ocupantes. Eso sí, a lo ancho no es tan amplio.

Por otra parte, el Argo tiene un generoso maletero cuya capacidad de carga alcanza los 300 litros. Una cifra muy buena para su segmento.

Vale mencionar que el habitáculo cuenta además con un bello diseño en tonos grises y elementos símil fibra de carbono, que le dan un aspecto moderno y juvenil. En general el habitáculo está muy bien logrado y cuenta con materiales y terminaciones de buena calidad, aunque la manilla interior de las puertas no es de nuestro gusto. Por otra parte, nos gustaría que contara con portaobjetos más grandes.

Un elemento que destaca en su interior es la pantalla multimedia táctil de 7” con Bluetooth, puerto USB (2) y Android Auto y Apple Carplay, la que tiene un funcionamiento muy intuitivo y calza perfecto con el diseño interior.

En materia de equipamiento, la versión GSE ELX que probamos incorpora además doble airgbag frontal, sensores de estacionamiento traseros y cámara de retroceso, frenos ABS con EBD, sistema de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), anclajes Isofix para sillas de niños, aire acondicionado, computador de a bordo, kit eléctrico completo (cierre centralizado, alzavidrios y espejos eléctricos), volante multifunción, display multifunción de 3,5”, neblineros y llantas de aleación aro 15.

Tras el volante

Las dos versiones disponibles del Fiat Argo vienen equipadas con el nuevo motor FireFly de 1,3 litro que genera 99 caballos de fuerza y 127 Nm de torque a 4.000 rpm. Bloque que no es especialmente brioso, pero que mueve con relativa soltura al hatchback italiano, a la vez que ofrece un reducido consumo de combustible, que según las cifras aportadas por el 3CV es de 12,3 km/litro en ciudad.

Su transmisión, en tanto, corre por cuenta de una caja manual de cinco velocidades, que permite pasar de marcha con facilidad y cierta suavidad.

En general es un auto que se siente cómodo en la ciudad, con un andar relativamente ágil –pese a que le cuesta un poco en las salidas- y que no desentona en carretera, con un andar suave, gracias al buen trabajo de su suspensión, que absorbe muy bien las imperfecciones del camino.

A esto se suma una dirección asistida eléctricamente que tiene un tacto muy liviano, ideal para desplazarse por urbes congestionadas y maniobrar en espacios reducidos.

El Fiat Argo ya está disponible en Chile en versiones las versiones GSE y GSE ELX, las que tienen un precio de $8.990.000 y $9.490.000, respectivamente.
Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES