Autor: Emol

Mercedes-Benz finalmente reveló su última creación: su esperada pickup de tamaño mediano, llamada Clase X.

La marca eligió la ciudad de Estocolmo para mostrar por primera vez este modelo comercial, acerca del cual la marca había anunciado hace meses que estaría basado en la plataforma de nuestra conocida Nissan NP300, pero con el nivel de terminaciones y componentes a los que esta marca alemana tienen acostumbrados a sus usuarios.

No obstante, una vez revelada la nueva Clase X, aquellos anuncios superaron lo esperado. Es que si esto fue alguna vez una camioneta Nissan, poco o nada queda a causa de la profunda intervención estética y técnica introducida por la marca alemana. Dieter Zetsche, máximo ejecutivo de Daimler AG, matriz de Mercedes-Benz señaló que “con la camioneta Mercedes-Benz cerrará uno de los últimos espacios en su portafolio. Nuestra meta: queremos ofrecer a nuestros clientes vehículos que satisfagan sus necesidades específicas. La Clase X establecerá nuevos estándares en un segmento en crecimiento”.

La propuesta de Mercedes-Benz, por tanto, es reemplazar la idea de que las pickups son meros “caballos de trabajo” por un concepto de vehículo de amplia versatilidad, utilizable tanto para la actividad comercial como la privada. Cosa que en muchos mercados de todos modos ya se hacía, pero ahora Mercedes quiere hacerlo más glamorosamente.

Volker Mornhinweg, vicepresidente ejecutivo de la sección de Vehículos Comerciales, afirmó que “Mercedes-Benz busca nuevos grupos de clientes con esta pickup, como deportistas y aficionados a las actividades al aire libre”. Aunque los mercados principales de esta camioneta serán países como Estados Unidos o Australia, donde el 40% de los vehículos son de esta categoría, su intención es introducirla también al mercado europeo, redefiniendo el segmento de estos vehículos. Esto representa un desafío importante, ya que esta categoría es poco relevante en el Viejo Continente, donde el trabajo de reparto de cargas de hasta una tonelada es llevado a cabo principalmente por furgones cerrados y no por camionetas de caja de carga abierta.

La marca presentó dos versiones de este novedoso modelo: el Clase X Powerfull Adventurer y el Clase X Stylish Explorer. El primero presenta un aspecto muy todoterreno, con unos grupos ópticos similares a los de recientes lanzamientos de la marca, una parrilla con un frontal prominente que incluye un cabrestante integrado, unos pasos de rueda ensanchados para meter neumáticos de 22 pulgadas y una parte trasera con una especie de rejilla en color negro que le da un aspecto muy aventurero.

En cambio, la versión Stylish Explorer posee una línea más urbana. Sin esos pasos de rueda ensanchados, con un frontal más estilizado y una parte trasera más limpia, con un sólo grupo óptico en forma de rectángulo.

El interior también presenta una gran diferencia entre las dos versiones. El Stylish Explorer presenta la típica configuración actual de Mercedes, con cuero en gran parte del habitáculo y unas terminaciones muy parecidas a las de modelos actuales de la marca. La versión Powerfull Adventurer sí que adquiere un aspecto diferente a lo que acostumbra Mercedes-Benz, con unas líneas menos clásicas y con el color amarillo -el mismo que la pintura exterior- que brilla por todos lados.

Poco es lo que reveló la marca en cuestiones técnicas, pero se sabe que a nivel mecánico Mercedes utilizará motores propios, recurriendo a un motor V6 diésel asociado al sistema de tracción en las cuatro ruedas 4MATIC para su versión mejor equipada. Eso significa que podría ofrecer motores de 4 cilindros en versiones de entrada. La marca también indicó que la Clase X tiene una capacidad de carga de 1,1 toneladas y puede arrastrar hasta 3,5 toneladas.

Mercedes-Benz también anunció que la nueva Clase X se producirá en la planta de Nissan en Barcelona (España) y en la factoría de Renault en Córdoba (Argentina).
Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES