Autor: RENÉ DURNEY C.

Después de diez años de ausencia, la marca japonesa introduce su conocido SUV basado en el chasís de la Hilux.
El Toyota Fortuner comenzó a producirse en Argentina en 2006 y un tiempo después llegaba a Chile, cuando los SUV todavía no despertaban el furor que hoy causan en nuestro mercado. 
Se trataba de una variante de la conocida y exitosa camioneta Hilux, a la que se le había agregado un techo que cubría el pick-up, ventanas y dos corridas de asientos.
No era muy glamorosa, pero era el comienzo de un segmento que se fue refinando y masificando, a la vez que fue siendo más accesible a muchas personas.
La experiencia solo duró dos años y desapareció del mercado chileno.
Pero siguió produciéndose en el vecino país y al cierre de la temporada 2017, el Toyota Fortuner vuelve a ser introducido en Chile en siete versiones, con motorizaciones gasolina (5) y diésel (2), con tracciones 4x2 y 4x4, y distintos niveles de equipamiento.
Los motores a gasolina tienen 4 cilindros en línea (2TR-FE), con una cilindrada de 2.694 cc (2,7 litros) y una potencia de 164 caballos.
Los propulsores diésel (1GDFTV) también son de 4 cilindros, de 2,8 litros y 174 caballos de potencia.

Todas las versiones cuentan con transmisión automática de seis velocidades.
La nueva Fortuner es un poco más grande y ancha que la versión anterior.
Así, sus medidas son de 4.795 mm de largo (+90mm); 1.855 m de ancho (+15 mm), pero su altura es menor en 15 mm, pues solo mide 1.835 mm.
Para sus capacidades todoterreno, su despeje de suelo es de 225 mm, un poco más que la Toyota Hilux.
Las unidades con tracción 4x4 tienen bloqueo de diferencial y caja reductora.
La suspensión del eje trasero es de resortes helicoidales, lo que le brinda un andar más suave, a diferencia de la camioneta Hilux, que dispone de ballestas para soportar mejor su trabajo de vehículo de carga.
Puede llevar llantas de 17 o 18 pulgadas, dependiendo de la versión.
Igualmente, el interior ofrece asientos de tela o de cuero, con los traseros abatibles en proporciones 60/40 y los delanteros pueden ser calefaccionados. Dispone de opciones climatizador o aire acondicionado.
El equipo de sonido se opera desde una pantalla táctil y para la conectividad se dispone de sistema Car Play y Android Auto para todos tipo de teléfonos inteligentes.
En cuanto a la seguridad, ofrece hasta siete airbags, anclajes Isofix, frenos ABS con distribución electrónica de frenada, control de estabilidad y asistente de partidas en pendientes y control de descenso.
Los precios de la nueva Toyota Fortuner van desde los $19.990.000 hasta los $28.490.000.









Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES