Autor: RENÉ DURNEY C.

La tercera generación del lujoso todoterreno de la marca germana presenta cambios profundos en su diseño.
 Con dos versiones debutó en el mercado chileno la tercera generación del BMW X3, el modelo fundador del segmento medio de los Sport Activity Vehicles (SAV), como llaman en la marca alemana a este tipo de vehículos, que mezclan un gran comportamiento dinámico sobre cualquier tipo de superficie, con un uso de utilidad diaria.
Hay un gran salto en términos de diseño exterior, en donde lo más relevante está en la máscara, que presenta un agrandamiento notable de los dos riñones característicos de la parrilla. Los faros aguzados, con tramos de ledes en el borde de los focos proyectores y la toma de aire central bajo a línea del paragolpes, más las de los extremos, le confieren un fuerte carácter a todo el frontal.
Sus medidas exteriores son 4.708 mm de largo, 1.891 mm de ancho y 1.676 mm de alto. Su peso total llega a los 1.750 kg.
También hay cambios notorios en el interior, donde la calidad de los materiales y los acabados hacen que el habitáculo sea más lujoso que el de la versión anterior.

En cuanto al nivel de confort, se dispone ahora de varios equipos opcionales nuevos, como el climatizador de tres zonas, el kit Ambient Air, el sistema de ventilación activa de los asientos, la función de carga del respaldo de las plazas traseras, que se pliegan en relación 40:20:40, y el techo panorámico eléctrico.
Entre los equipamientos opcionales se cuenta una llave con display que permite, entre otras funciones, controlar la calefacción estacionaria. El sistema BMW Personal Co-Pilot ofrece múltiples posibilidades para la conducción automatizada mediante el control crucero activo y el kit de seguridad DrivingAsistant Plus, que incluye el asistente de maniobras al volante y el de guiado en el carril  de rodaje.
El sistema BW Connected crea una red conductor-auto-entorno, que permite comandos por gestos y detector inteligente de voz.

MEJORAS EN CHASÍS
Una reducción de peso de hasta 55 kilogramos se logró gracias a la utilización de componentes de aluminio reciclables (más del 50%) y el comportamiento deportivo se acentuó al optimizar el chasís, que redujo el volumen de las masas no amortiguadas y mejoró la cinemática de los ejes. Los voladizos cortos adelante y atrás permiten mantener
la perfecta repartición 50:50 de los pesos, una tradición tecnológica en todos los modelos BMW. Las dos versiones usarán el mismo motor de 2 litros, 4 cilindros Twin-Power Turbo, con una potencia de 252 caballos a 5.200 rpm, y un torque máximo de 350 Nm entre las 1.450 y 4.800 rpm. Se acopla a una transmisión Steptronic de 8 velocidades.

Con ello consigue un rendimiento de combustible combinado de 13,5 km/l y emisiones de 168 g/km. En términos de aceleración, puede ir de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos.
Las dos primeras versiones que se presentaron por ahora son las X3 xDrive30i xLine y la X3 xDrive30i M Sport. Esta última incluye el paquete deportivo M (frenos, tubos de escape en cromo brillante e insignias decorativas M).
En una segunda etapa llegarán tres versiones que incluirán motorizaciones diésel y otras de mayor cilindrada. Los precios parten en $39.990.000





Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí