Autor: LEO MELLADO

Es el primer modelo de la nueva marca de Volvo, la que se especializará en modelos electrificados.
Volvo dio un nuevo paso hacia la consolidación y puesta en funcionamiento de su nueva división de autos con tren de propulsión electrificado con la revelación de las primeras imágenes del prototipo Polestar 1, creado con una fuerte influencia futurista, pero también con una marcada herencia estética que han reconocido de inmediato los conocedores de la marca.
La División Polestar, que en principio manejaba la participación oficial de Volvo en competencias deportivas, después ha ido expandiéndose hacia el proyecto de albergar las operaciones de alta gama de la firma sueca.
Algunos medios digitales han definido al Polestar 1 como “poco más, a simple vista, que una versión coupé de dos puertas del sedán Volvo S90”, pero los amantes de la marca le encuentran reminiscencias del producto más icónico de Volvo, el P1800 producido entre 1963 y 1969, que se hizo popular por su aparición en la serie británica “El Santo”.

Según Volvo, el prototipo Polestar 1 tiene un tren de mando sumamente avanzado, capaz de entregar hasta
600 hp y hasta 738 libras-pie de par.
El término “tren de mando” aplica perfectamente en este caso, porque el Polestar 1 lleva un motor de cuatro cilindros y dos litros, de tipo Drive-E, conectado a las ruedas delanteras bajo un esquema “todo adelante” (tracción frontal, motor transversal), mientras que cada rueda trasera tiene un motor definido por Volvo como “electrovectorial” que entrega 218 hp y que completa un paquete de mando a las cuatro ruedas.
Otros medios señalan que, en caso que Volvo decida dar vida a la División Polestar a través de la producción en serie del Polestar 1, este será “el primer auto de alto rendimiento con tecnología híbrida y conectable producido por Volvo”.

La viabilidad comercial del Polestar 1 como modelo exclusivo de producción en serie podría convertirle en un exclusivo tope de gama de la Division Polestar, pero algunos especialistas advierten que los planes a plazo de la firma sueca prevén la electrificación total de toda su gama, esperándose que ello ocurra a partir del 2023.
Voceros de Volvo y Polestar señalaron que alrededor del 50% de los componentes del Polestar 1 ya se usan en otros modelos de la casa, actualmente producidos en serie, incluyendo su plataforma, que forma parte de la familia VSPA (Volvo Scalable Plataform Architecture), debidamente recortada a partir de lo que hoy se ofrece a la venta como el Volvo S90.






Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES