Autor: LEO MELLADO

ALGUNAS MALAS COSTUMBRES DE LOS USUARIOS PUEDEN CAUSAR GRAVES PROBLEMAS A LOS AUTOMÓVILES.
Los autos duran más si se cuidan, qué duda cabe.
Pero algunas personas tienen ciertas conductas que tienden a lo contrario, de manera que incluso si algo que parece inofensivo se descuida, podría ocasionar perjuicios serios a la larga. Estos son algunos de los más comunes.

Retrasar el mantenimiento: Puede que duela gastar dinero en el taller, pero el mantenimiento del auto es vital para su longevidad. El mantenimiento regular incluye el cambio de aceite y los filtros, así como los líquidos. Cada fabricante del vehículo especifica una rutina de mantenimiento diferente, que puedes encontrar en el manual del propietario.

Conducir con neumáticos gastados: Los neumáticos son el único punto del vehículo que tiene contacto directo con el suelo. Por eso no hay que arriesgarse a circular con neumáticos gastados.
Si revienta un neumático mientras conduce, puede perder el control del vehículo y tener un accidente grave. Y si conduce un vehículo con llantas lisas en la lluvia, el riesgo de patinar se multiplica.
No hacer caso a las luces de advertencia del tablero: Cuando un indicador se enciende en el tablero de instrumentos, es importante abordar el problema de inmediato. Algunas luces de advertencia del salpicadero pueden alertarle de algunos problemas muy graves, como una fuga de refrigerante, que pueden hacer que el motor se sobrecaliente.

Aceleraciones bruscas:
Dar acelerones no ayuda a ganar tiempo y tiene efectos negativos sobre el auto. Se consume más, se calienta en exceso el motor y los neumáticos se desgastan.
Este tipo de conducción no dañará el auto inmediatamente, pero hará que el motor, la transmisión y el sistema de frenos se deterioren mucho más rápidamente de lo previsto. Los autos que han sido abusados tendrán fugas de líquido prematuras y otros problemas mecánicos.

Abusar del embrague:
El embrague es uno de los elementos más castigados del automóvil.
Como funciona por fricción, sufre desgaste cada vez que se pisa. Por eso no hay que apoyar el pie en él sin necesidad, pues se produce un sobreesfuerzo que afecta al disco y a todas las piezas que actúan sobre él.

Utilizar los frenos demasiado: Pisar el pedal del freno demasiado tiempo puede acelerar el desgaste de los discos y pastillas, deformar los discos, que se creen vibraciones en el volante al frenar y deteriorar el líquido de frenos, haciendo que el sistema resista menos la fatiga. Es mejor utilizar el freno motor bajando de marchas. Así conservarás los frenos y podrás controlar mejor el auto.

Conducir con la reserva del estanque: Sí, un auto es capaz de moverse con menos de cinco litros de combustible en el estanque, pero no es nada bueno para la bomba de combustible.
Este elemento (en automóviles con inyección electrónica) está sumergido en el depósito, por lo que debe haber combustible suficiente para garantizar la lubricación y el enfriamiento de la bomba.






Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES