Autor: LEO MELLADO

SON MÁS LIVIANOS, FRENAN MEJOR Y MEJORAN EL RENDIMIENTO DE COMBUSTIBLE, PERO OJO, QUE NO SIRVEN PARA CUALQUIER AUTO.
Los primeros calores primaverales empiezan a despertar las ganas de salir al aire libre y de vacaciones. Y junto con ello, también aparecen rápidamente los cicloturistas dispuestos a viajar a cualquier parte en sus autos con las bicicletas a cuestas.
Es en ese momento cuando aparece uno de los principales inconvenientes, que puede llegar a convertirse en una excusa para no realizar ese viaje: la temida logística. ¿Cómo llevar la bicicleta en el auto? ¿Cuál es el mejor rack? ¿Qué tipos hay? Por supuesto, lo más adecuado y eficiente para transportar tu bici es utilizar un portabicicletas.
En el mercado son tres los tipos más comunes: están los portabicicletas de techo. Se trata de uno de los sistemas más utilizados, pues se pueden dejar instalados una vez que se llega al destino, a pesar de no utilizar la bicicleta hasta días más tarde. Otra ventaja es que dejan libre el maletero, permitiendo una visibilidad total de la carretera. Además, una vez desmontada la herramienta, ocupa poco espacio por lo que es fácil de guardar. 
Luego están los de portón trasero. La ventaja respecto al portabicicletas de techo es el ahorro de combustible, ya que en lugar de ir sobre el auto generando arrastre aerodinámico van montados mediante unos arneses a la puerta del maletero. Además, son los más económicos y permiten llevar hasta tres bicicletas.
También están los de enganche o de bola, llamados así porque van montados en los ganchos que algunos vehículos tienen para remolque. Tienen la virtud de que son rígidos y pueden transportar varias bicicletas.
Se pueden encontrar hasta para siete.
El mayor inconveniente es que, una vez montadas las bicicletas, no se puede acceder al maletero. Además, como la longitud del auto aumenta considerablemente, hay que cuidar de no golpear nada cuando se va marcha atrás.






Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí