Autor: JAVIERA LASTRA AMAYA

Como una bolsa de comercio de los vehículos se define esta empresa que lleva más de 30 años en el servicio. Actualmente, funciona con tres áreas de negocio: propiedades, camiones y maquinarias y vehículos livianos (seminuevos y usados).
Araíz de la fuerte crisis económica que afectaba al país a comienzos de los años 80, a Enrique Calvo se le ocurrió abrir una empresa denominada Remates Macal. Con esta, la idea era reintroducir los bienes de capital de manera eficiente y efectiva al mercado para así reactivar la economía.
De esta manera, y con el pasar de los años, hoy la entidad se enfoca en tres áreas de negocio: propiedades, camiones y maquinarias y vehículos livianos (seminuevos y usados). En esta compañía los beneficios están a favor tanto de los compradores como de los vendedores. Así lo define el gerente, Sebastián Calvo. “Quien compra tiene siempre la posibilidad de elegir el precio que quiere ofrecer, por lo tanto el valor lo define ciento por ciento el mercado, por lo que nuestros remates se transforman en la bolsa de comercio de los vehículos. Además, quienes compran en Macal se pueden llevar el vehículo con financiamiento, seguro, tag, garantía mecánica e inspección técnica hecha por el Duoc UC con la transferencia. Mientras que para los que venden, tienen la certeza de la venta en un plazo máximo de 15 días y les adelantamos hasta el 75% del precio del auto al momento de dejar el vehículo. Después, de lo que supere el monto adelantando, el 50% es para quien vende”, explica el ejecutivo.

SEMINUEVOS Y USADOS
Remates Macal se distribuye en tres sucursales ubicadas en la Región Metropolitana. Una está destinada a camiones y maquinaria, otra a propiedades y vehículos, y hace pocos días inauguraron la nueva sucursal que supera los 8 mil m2 y que significó una inversión de más de US$ 6,5 millones.
La presencia en regiones no es problema para esta entidad, ya que en todos los remates de la empresa se puede participar por internet.
En Remates Macal se pueden encontrar vehículos de segunda mano y seminuevos.
Estos últimos se diferencian de los primeros en que “son aquellos autos de no más de dos años de antigüedad o con menos kilometraje del normal para su año. Se encuentran en excelente estado, muy similar a un auto nuevo. Mientras que el auto usado es aquel que tiene más de dos años de antigüedad y que tiene el kilometraje normal para un auto de su año. Se encuentra en buen estado y ciento por ciento operativo”, explica Sebastián Calvo. Con una oferta que varía cada 15 días, en esta compañía ofrecen entre 100 y 150 vehículos, con proyección de aumentar ese número en el tiempo. Además, según afirma su ejecutivo, “esperamos cerrar 2017 con ventas cercanas a las 4.000 unidades”.
 
COMERCIALIZACIÓN POR INTERNET
En busca de que los clientes, tanto compradores como vendedores, obtengan una compra fácil, transparente y rápida, es que Remates Macal decidió abrir la sucursal en Buenaventura, local recientemente inaugurado. Asimismo, para ellos, a diferencias de otras empresas del rubro, la venta por internet es relevante. Así lo comenta el gerente, Sebastián Calvo, ya que “en lo que va del 2017 hemos vendido más de $1.800.000.000 en automóviles por internet, lo que significa más de 180 vehículos que fueron comprados por participantes online. Estas cifras son absolutamente históricas para el mercado automotor. La posibilidad de comprar de esta manera significa una tremenda facilidad para quienes no cuentan con la posibilidad de asistir, sobre todo para las regiones, que habitualmente no tienen acceso al stock que hay en Santiago. Una persona de región puede comprar un auto en Macal a través de internet y nosotros se lo enviamos a su casa”.

















Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí