Autor: LEO MELLADO

El modelo, que se presentó en Chile como parte de una ofensiva de la marca en esta categoría de vehículos SUV.
Volkswagen se encuentra en medio de una revolución. En los próximos años no solo espera renovar casi por completo su gama de SUV en todo el mundo, sino que la ampliará atacando segmentos en los que hasta ahora no estaba.
Y para comenzar, acaba de presentar a nivel regional en nuestro país la nueva generación del Tiguan, que trae como novedad la opción de tres filas de asientos en una carrocería de más de 4,7 metros de largo y una notable distancia entre ejes de 2,79 m. Hay, eso sí, versiones de entrada para 5 personas.
Indicar esta última medida no es porque sí. La distancia entre los ejes determina la longitud de la cabina de pasajeros, de forma que mientras más larga sea, más espacio habrá para las piernas. En este caso, hay espacio suficiente para siete personas, cinco de ellas adultas y otros dos niños o adultos flexibles en las dos plazas traseras.
Al margen de lo anterior, que es la novedad más relevante, el modelo tiene un diseño completamente diferente. Conserva las líneas sobrias del anterior, aunque agrega cromados y algunos detalles de moderada audacia en el exterior, incluyendo unos faros con ledes.

Por dentro, en cambio, los adelantos sus sustantivos. Hay un panel de instrumentos que incluye pantallas digitales en la consola central y en el módulo de instrumentos con una gráfica muy llamativa y fácil de usar.
El habitáculo también se ve beneficiado con nuevas configuraciones de asientos, lo que incluye unas plazas traseras deslizables, reclinables y plegables para acceder a las plazas
traseras y para ampliar el maletero.
De acuerdo a la información de la marca, se trataría del más grande de su segmento al ofrecer 1.065 litros para las versiones de 5 pasajeros, el que se pueden agrandar a 2.080 litros con los asientos abatidos; mientras que para la versión de 7 pasajeros, esta capacidad es de 340 litros y alcanza una máxima de 3.135 litros. A esto, se suma además el sistema Easy Open del maletero, que permite abrir el portalón de manera gestual moviendo el pie bajo el parachoques trasero.

La gama de equipamiento es bastante potente. Incluye head-up display, que refleja velocidad, señales de tránsito, navegación, entre otros; así como con un sistema de infoentretenimiento que aprovecha la pantalla principal de 8” con App Connect y control por voz.
La seguridad está muy bien atendida en todas las versiones. La panoplia incluye control de velocidad crucero, detector de fatiga y asistente de estacionamiento. Este último funciona de manera independiente y puede accionar el freno en caso de que el conductor no lo haga para evitar una colisión con objetos estáticos.
Además, tiene cámara y sensores de proximidad traseros y delanteros; sensor de lluvia, de luz, seis airbags de serie, sistema ESC, control de tracción (ASR), sistema ABS y MSR, como también asistente de descenso en pendientes, entre otros.
Serán siete las versiones del nuevo Tiguan. Entre ellas destaca la motorización de 1,4 litros TSI que entrega 150 hp y un torque máximo de 250 Nm. También existe la opción de una de 2 litros TSI con una potencia de 180 hp y torque de 320 Nm. Una tercera alternativa (que llegará a finales de año) porta un motor de 2 litros TDI (diésel) de 150 hp y un par máximo de 340 Nm. Estos motores van combinados con cajas de cambio manuales de 6 velocidades y automáticas de 6 y 7 marchas, así como tracciones 4x2 o tracción integral 4Motion.
Y para los de intereses más deportivos, Volkswagen promete que más adelante se incluirá una versión llamada Tiguan RLine, potenciada por un motor de 220 hp y tracción 4Motion que será comercializada dentro del último trimestre del año. Los precios oscilarán entre los $14.990.000 para la versión manual, y $26.990.000 para la versión RLine, tope de línea.












Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES