Autor:

La muerte de la batería del auto puede ser un acontecimiento desagradable, por eso es bueno saber por qué ocurre y cómo se puede evitar.
Probablemente te ha pasado. Llegas a tu auto después del carrete tarde, con puras ganas de irte a la cama. Te subes, haces contacto y… nada. Apenas un miserable e insulso “click”.
Tal vez dejaste las luces encendidas o la batería era muy vieja. No importa: la batería murió y entonces sientes que todas las miserias del mundo caen sobre tus hombros. Como sea, tu destino será el Transantiago o Uber.
Expertos de Total Chile e Inacap explican por qué ocurre y cómo solucionar el problema:

1. Sobrecargas o consumos anormales:
Cuando contamos con un sistema de audio o vídeo en el auto se consume más energía de la normal.

2. Falta de uso:

Es recomendable encender el motor y mover el auto de vez en cuando, sobre todo en temporada de invierno o cuando esté expuesto a bajas temperaturas, para hacer funcionar sus componentes y evitar que se oxiden o peguen entre sí por falta de uso. Procura hacerlo por lo menos una vez a la semana.
“Para asegurar el correcto funcionamiento y el arranque en frío, la batería no debe presentar sulfatación. Además, los terminales deberán estar fijos y correctamente apretados a los bornes de la misma, con el fin de asegurar la correcta conductividad”, dice Rodrigo Brito, asesor del Área Mecánica de Inacap.

3. Desgaste:
 
La vida útil de una batería puede ser de entre dos y cuatro años dependiendo del estilo de conducción y el mantenimiento, después es necesario reemplazarla por una nueva, de lo contrario tu auto tendrá descargas continuamente.

4. Fallas:

Si observas anormalidades en tu batería como corrosión en las terminales, protuberancias o deformidades en la superficie o cables en mal estado, puede que la batería termine fallando.

¿Qué hacer entonces si falla?
Antiguamente, una descarga de batería se solucionaba empujando y dando marcha en segunda velocidad. Lo que antes funcionaba como un pequeño tirón para andar, hoy puede causar un problema más grave.
Esta técnica funcionaba en los autos viejos, pero actualmente los autos cuentan con un catalizador que al entrar en contacto con el combustible sin quemar de manera adecuada puede sufrir daños.

SUGERENCIA DE LOS EXPERTOS
1.- Llevar la batería descargada al taller mecánico más cercano para que realicen una carga o bien comprar una nueva en caso de ser necesario.

2.-
Pasar corriente a través de otro auto.

3.-
Contratar una grúa o llamar a tu seguro para trasladar tu auto a un taller profesional.

“Otro punto importante a considerar es verificar el nivel de electrolitos. Esto es posible sólo en aquellas baterías convencionales; sin embargo, aquellas que son libres de mantenimiento, poseen un indicador el cual señala -según color- su estado general. Finalmente, es recomendable hacer un chequeo eléctrico a la batería, con un equipamiento específico, que nos indicará el estado general real y vida del acumulador de energía”, agrega el experto de Inacap.
También, dice Brito, hay que asegurarse de apagar las luces, la radio y la climatización cuando estaciones tu auto. “Aunque no lo creas, por distracción es una de las cosas que
más olvidamos al momento de bajar”, indica.
Además, realiza un servicio de mantenimiento constante y ante cualquier falla que percibas lleva tu auto con los profesionales para darle solución.
Si vas a salir de vacaciones o tu auto se quedará guardado por más de una semana, retira la batería y guárdala en un lugar seco y fresco.




Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES