Autor: JAVIERA LASTRA AMAYA

ESTOS IMPLEMENTOS HAN PRESENTADO UN PROGRESO EVIDENTE, TANTO EN SU CALIDAD COMO EN SU INSTALACIÓN, SIENDO CADA VEZ MÁS FÁCIL INSTALARLOS Y ENCONTRARLOS EN EL MERCADO LOCAL. AYUDAN A PROTEGER LOS ELEMENTOS QUE SE TRASLADEN EN ZONA DE CARGA TANTO DE LA LLUVIA COMO DE ROBOS.
Quienes eligen como vehículo una camioneta lo hacen por el uso laboral que le dan o porque se adapta bien a su estilo de vida más aventurero. Sin embargo, uno de los momentos molestos que pueden sufrir con este tipo de vehículos ocurre cuando llevan objetos en el sector de carga y éstos quedan a la vista, arriesgándose a sufrir robos o a que se dañen con la lluvia.
Pero para que esto no ocurra hace más de 20 años que se popularizaron los cubrepick ups, forros que se ponen en la superficie del pick up y que funciona como un techo.

Antiguamente las opciones más comunes y cercanas eran de lona, lo que no cumplía a cabalidad con su propósito, ya que al ser de tela el agua lograba traspasarse y era vulnerable para acciones delictuales.
Pero todo eso ha quedado atrás, ya que en el último tiempo este accesorio ha evolucionado y, por ende, mejorado bastante. Lo primero que llama la atención es que existen más de 15 tipos para las diferentes categorías de camionetas disponibles.
Actualmente lo más avanzado que se puede encontrar en el mercado son las tapas retráctiles eléctricas, que son ciento por ciento de aluminio. Habitualmente provienen de Estados Unidos, y están capacitadas para abrir y cerrar mediante un control. Su instalación puede tardar máximo tres horas y no requiere de la perforación del pick up para la sujeción.

Esto generalmente va incluido en la adquisición de este producto.
También se encuentran las tapas retráctiles manuales, las que están compuestas en su 50% por aluminio y el otro 50% es de vinilo. Estas son más comunes y más pedidas, debido a que se puede encontrar una oferta más flexible tanto en precios como en modelos de camionetas.
Además, son fáciles de desmontar, por lo que permiten ocupar la totalidad de la zona de carga, ya que su instalación y desarma se realizan en aproximadamente 20 minutos.

Otro de los tipos de estos accesorios que existen son los cubre-pick ups plegables, que son de aluminio, resistentes y ligeros, así como prácticos de instalar, ya que no requieren de herramientas porque utilizan sistema de bisagras. Esto hace que su montaje demore como máximo cinco minutos. Parecido a este tipo de cobertura, se encuentran las tapas enrollables exprés, que se componen ciento por ciento de vinilo, que brinda protección, resistencia y durabilidad de manera práctica.
Así, en el mercado se puede encontrar una amplia variedad de cubre-pick ups de diferentes componentes, instalación y precios, que fluctúan desde los $60.000 a los $870 mil.










Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES