Autor: RENÉ DURNEY C.

El ejecutivo del fabricante germano enfrenta el tema del ataque a los motores diésel en Europa y el desarrollo de la movilidad en un futuro que ya está aquí, y para quedarse.
Con motivo del lanzamiento en Chile de tres de sus modelos híbridos hace dos semanas, la marca alemana BMW reunió en nuestro país a dos de sus ejecutivos encargados de la venta en México, Latinoamérica y el Caribe.
Su misión en el evento, que congregó a mas de 80 ejecutivos y periodistas de varios medios, era explicar las ventajas y propiedades del uso de los vehículos BMWi Performance, la submarca creada para enfocarse en el desarrollo y producción de autos eléctricos e híbridos, y compartir las experiencias de los países en donde la penetración en este tipo vehículos ha sido muy promisoria.
El tema de la futura movilidad eléctrica experimentó un envión extra a raíz del ataque frontal que ha recibido en Europa el empleo del combustible diésel. A raíz de esto, varios países ya le han puesto fecha de vencimiento a esta tecnología. Sin embargo, la marca germana no solo ha encarado el problema, sino que asegura que seguirá perfeccionando los motores diésel que producen y que, asegura, pueden llegar a ser menos contaminantes que la propia gasolina.
En este contexto, Hernando Carvajal, director de ventas de BMW para América Latina y el Caribe, no rehúye referirse al tema: “Nuestra marca se ha distinguido por estar a la vanguardia en el perfeccionamiento de las tecnologías diésel y seguiremos avanzando en la investigación para perfeccionarlas aún más. Nuestros motores Euro 6 han logrado bajar significativamente las emisiones de partículas, hidrocarbono y monóxido de carbono. El ataque feroz de los últimos tiempos ha sido un poco injusto con quienes hemos demostrado un avance significativo en mejorar el uso del diésel para proteger el medio ambiente”.

—¿Qué tan importante ha sido el escándalo desatado luego del descubrimiento de la manipulación del software que medía las emisiones de los motores VW?
“Yo no creo que ese sea el factor determinante de la campaña desatada contra la tecnología diésel. La mirada hacia los combustibles derivados de los fósiles incluye también a la gasolina, que incluso puede llegar a ser más contaminante que el petróleo. El tema recobra importancia al conocerse los efectos del calentamiento global, que causa un gran impacto entre los jóvenes europeos, especialmente y, por extensión, al resto de la sociedad.
Y como en paralelo marcas como BMW han venido desarrollando con gran éxito las tecnologías híbrida y eléctrica, la mirada final se concentra en estos vehículos como la gran
solución”.

—¿Y son realmente la gran solución?
“Obviamente que sí, pero no la única. Piense usted que cambiar la matriz energética de todo el transporte mundial va a llevar muchos años. El transporte carretero de camiones y trenes en muchas partes del mundo es casi ciento por ciento diésel y no puede cambiarse de un día para otro. Por eso, el cambio será lento y muy costoso”.

—¿Qué problemas deben superarse para que la penetración de la tecnología de híbridos y eléctricos sea asequible a más personas, ya que por ahora resulta demasiado cara?
“Las tecnologías híbrida y eléctrica deben superar algunos paradigmas bien específicos. El primero es determinar cuál es el uso que dan las personas a sus vehículos. Como ejemplo, BMW ha hecho un estudio específico en dos ciudades –San Francisco y Berlín–, en donde hay una gran aceptación de los autos eléctricos e híbridos. Esto nos permitió establecer que el 95% de los usuarios emplea sus vehículos para recorridos de no más de 45 kilómetros diarios, lo cual nos sirve para establecer qué tipo de autos necesitan. Por ejemplo, en el caso de estas ciudades, nuestros BMW i3 pueden ser ideales, pues con una carga diaria enchufado en su casa, tienen solucionado su movilidad sin contaminar. Este estudio nos permitió conocer que había 65 mil puntos de carga en ambas ciudades”.

—¿Y el tema del costo de las baterías, que es altísimo?
“Ese es otro de los paradigmas. El desarrollo e implementación de las tecnologías híbridas y eléctricas tienen un costo muy alto, por ello es imposible que puedan masificarse rápidamente si no hay políticas de estado orientadas a incentivar la compra de este tipo de autos. Solo la producción masiva puede llegar a rebajar los costos. Un ejemplo de esto es Noruega, en donde casi el 50% de los autos nuevos que se venden ya usan tecnologías no
contaminantes, y el 25% de ellos son eléctricos. Y la mitad de estos son BMW, lo que nos llena de orgullo, pues significa que hemos trabajado bien. Y a nivel global, a fines de este año tendremos una cifra de 200.000 unidades vendidas, de las cuales 60.000 son ciento por
ciento eléctricos y el resto híbridos enchufables”.

—¿En qué situación se encuentra Chile con respecto a la introducción de tecnologías híbridas y eléctricas?
“Chile está en un grupo de países que integran Costa Rica, Brasil, Colombia y México que
se encuentran a la vanguardia en la introducción de modelos con tecnologías híbridas y eléctricas. Cabe señalar que BMW está dentro de las 50 empresas top de Chile en el uso de innovaciones que tienden a proteger el medio ambiente. Los modelos de la gama iPerformance que se integraron ahora (330e, 740e y X5 xDrive40e) se suman a los i3 e i8 que ya habíamos traído en 2014. Y para 2019 ya podremos contar con el Mini eléctrico, que se producirá en Oxford, Inglaterra”.















Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí