Autor:

Como una respuesta a los desafíos que plantea la industria, la marca francesa comenzó a utilizar esta nueva tecnología en sus bloques diésel. Los modelos 3008, 2008 y el 208 ya cuentan con estos propulsores.
Los últimos tres años han sido de mucho movimiento para Peugeot debido a la cantidad de novedades que han presentado en el mercado local. Estas no solo tienen que ver con nuevos vehículos, sino también con la incorporación de tecnología relevante para el conjunto motor que alojan sus automóviles.
La presentación más reciente de unos de sus productos en Chile fue el 208 BlueHDi, el que se lució con un bloque más eficiente y rendidor, prometiéndole al usuario una óptima entrega en consumo de combustible y ahorro del impuesto verde, ya que con este nuevo propulsor el pago de este arancel disminuiría en comparación con la versión anterior en 79%.
A su llegada, el recién estrenado conjunto motor que presenta el hatchback francés cuenta con un bloque Euro 6 de 1,6 litros que produce 100 hp y 254 Nm de par máximo, asociados a una transmisión mecánica de cinco marchas. Este equipo permite llegar a los 100 km/h en 10,7 segundos y conseguir una velocidad máxima de 187 km/h.

Además, unas de las mayores ventajas del conjunto técnico es que entrega un consumo de combustible en ciudad de 20,1 km/l, carretera 30 km/l y 25,4 km/l mixto. Incluso, la presentación de esta motorización en el mercado local consistió en una prueba de consumo en un tramo desde Santiago, pasando por la costa de Santo Domingo, y finalizando en San Vicente de Tagua Tagua en la Sexta Región. Tras 230 kilómetros recorridos, el resultado de rendimiento fue de 25 km/l.
La historia de Peugeot con el motor BlueHDi comenzó de manera más oficial en 2013, donde sus modelos empezaron a integrar estos conjuntos a su oferta. Pero esta iniciativa nació como una respuesta del Grupo PSA y de la marca para enfrentar los desafíos medioambientales que actualmente surgen en el mundo.
De esta manera, BlueHDi hace referencia a tecnología exclusiva de control de emisiones diésel a través de un funcionamiento que ha sido desarrollado mediante tres mecanismos: catalizador de oxidación, filtro de partículas que eliminan la masa y la cantidad de partículas y la tecnología Selectiv Catalitic Reduction (SCR) que permite disminuir hasta en un 90% el Nox que emiten los motores. Tras los años que han pasado desde la incorporación de esta nueva tecnología en sus motores, el fabricante del león francés ha visto la aceptación y buen resultado que ha presentado a nivel global, sumándose a los puntos claves del éxito que ha tenido la marca en el último tiempo.

“Claramente tenemos un producto que es súper competitivo, que tiene un nivel de consumo muy bueno en relación a su competencia y que además posee dos factores adicionales: tiene un desempeño espectacular, realmente potente, donde no sientes los antiguos mitos del diesel. Y por otro lado, algo que es tremendamente relevante y que se traduce en dos beneficios, es que absorbe casi el 90% de las emisiones de NOx y tiene muy bajas emisiones de CO2. Eso habla de que es una motorización y tecnología que es más responsable y amigable con el medio ambiente. Es súper importante en nuestro mix de productos y en todo lo que tiene que ver con diesel, pero entendiendo el porqué la gente se compra un diesel, hay un 90% de personas que se compran a gasolina, que tiene que ver con la oferta que existe en el mercado. Pero porqué comprar el diesel: gastas menos, sacas menos dinero del bolsillo, tienes un buen desempeño en el caso de nuestra oferta, emiten menos y son más amigables”, señaló Francisca Román, gerenta de marketing y comunicaciones de Peugeot Chile.
























Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES