Autor: LEO MELLADO

La nueva generación del modelo contiene numerosos avances tecnológicos, incluyendo instrumentación digital, así como mayores dimensiones.
Ya está en Chile la nueva generación del Audi Q5, modelo que llega precedido por un considerable éxito internacional, con 1,6 millones de ejemplares vendidos desde su aparición en el mundo en 2008.
Esta nueva generación es claramente continuista en términos de diseño, aunque al mismo tiempo agrega los elementos estéticos nuevos que ya se ven en el Q7: parrilla o “single frame”, de presencia muy potente, pasos de rueda más anchos, voladizos más cortos, espejos situados en el borde de las puertas son algunas de sus características más notables.

El modelo mide 4,66 metros de largo, 1,89 metros de ancho y 1,66 metros de alto, mientras que la distancia entre ejes es de 2,82 metros. Esto significa que es más grande en casi todas las dimensiones, aunque a simple vista no sea tan evidente. Por ejemplo, tiene un maletero 10 litros más grande que la generación anterior.
El capó largo y la cabina ligeramente desplazada hacia atrás subrayan la intención de los diseñadores de darle un aspecto más de coupé. Los ejecutivos de la marca explicaron que estas mayores dimensiones permiten accesos más fáciles, al mismo tiempo que hay más espacio para las rodillas y cabezas para los pasajeros que viajan atrás.

En el interior destaca la luminosidad otorgada por el techo panorámico, que se ofrece como estándar, así como el panel de instrumentos digital, acompañado por la superficie háptica en la consola central para gestionar la pantalla de infoentretenimiento y navegación.
A Chile el modelo llega en dos versiones diferenciadas únicamente por el equipamiento. En el listado disponible de acuerdo a cada versión, se encuentran la iluminación de matriz de ledes frontales y traseros, equipo de audio Bang & Olufsen con 19 altavoces, la tapicería Milano y la climatización de tres zonas.
La base técnica es común: el motor 2,0 TFSI de 252 hp y 370 Nm. Esto implica una mejora de 22 caballos y  20 Nm en relación al Q5 anterior. La caja de cambios es de doble embrague S-Tronic de 7 marchas.

Naturalmente, la plataforma del nuevo Q5 tiene el sistema de tracción integral quattro, con el adicional que adopta la versión Ultra, que mejora la regulación de la entrega del par a cada rueda de manera diferenciada para mejorar la adherencia.
Esto, sumado a la suspensión neumática adaptativa (opcional), se configura un conjunto técnico bastante seguro.
Dependiendo de la versión, el nuevo Q5 es hasta 150 kilos más liviano, lo que debería redundar en mejoras en el rendimiento y en el consumo.
Daniel Rojas, gerente de Audi en Chile, explicó que entre noviembre o diciembre se presentará el nuevo SQ5, que portará un motor de 3 litros TFSI de 354 hp.

Asimismo, llegará una variante diésel, también a finales de año o durante el primer trimestre de 2018 a más tardar.
Esta última Rojas la considera como muy importante debido a que el 45% de las ventas del segmento tiene ese tipo de motor.
Las dos versiones que ahora se presentan tienen precios de $35.990.000 y $42.990.000. Su competencia esencial comprende el Mercedes-Benz GLC y el BMW X3, aunque este último está saliendo del mercado a la espera de la llegada de una generación completamente nueva.  
Y en ese sentido, el que pega primero, pega dos veces.









Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí