Autor: FELIPE CAVADA FRÍAS

El pequeño hatchback japonés estrena una nueva plataforma, diseño y motorizaciones, que optimizan su consumo de combustible.
Con una ruta entre Santiago, Algarrobo y Valparaíso, Suzuki presentó en Chile el nuevo Swift. Modelo ícono de la marca y que ahora estrena una importante renovación que implica cambios en términos estéticos, de equipamiento y tecnológicos.
Estéticamente adopta un diseño más deportivo, con una máscara y un parachoques con líneas más agresivas que su antecesor, a la vez que sus hombros ahora son más marcados y angulosos.
Construido sobre la nueva plataforma Heartect, el nuevo Swift es más robusto, ligero, corto, bajo y ancho que su antecesor.
De esta manera, ahora alcanza los 3.840 mm de largo (- 10 mm), 1.735 mm de ancho (+ 40 mm) y 1.495 mm de alto (- 35 mm), mientras que su batalla creció 20 mm hasta los 2.450 mm. El maletero, en tanto, se vio beneficiado con un aumento en su capacidad de carga hasta los 242 litros (32 l más que antes).

La habitabilidad, por su parte, se optimizó en anchura y espacio disponible, a la vez que se incorporaron nuevos compartimentos.
El diseño interior también mejoró e incluye un volante deportivo en forma de “D” y un panel de instrumentos que combina detalles de tonos cromados y negros, con un estilo moderno.
El renovado Swift llegó a Chile con dos motorizaciones. La primera es un bloque de cuatro cilindros de 1,2 litro que entrega 82 hp y 113 Nm de torque a 4.200 rpm. El que –según la versión puede ir asociado a una caja manual de cinco velocidades o a la nueva generación de transmisiones CVT de la marca.
Según los datos de homologación proporcionados por el 3CV, este motor es capaz de rendir 20,5 km/l con la
transmisión manual y 19,5 km/l con la CVT.
Sin embargo, la gran novedad es el nuevo motor turbo de 1,0 litro Boosterjet que cuenta con inyección directa y genera 110 caballos de fuerza a 6.000 rpm y 170 Nm de torque entre las 2.000 y 3.500 vueltas.
Este propulsor está disponible sólo en la versión tope de línea y va asociado exclusivamente a una transmisión manual de cinco marchas. Homologó un consumo en ciclo mixto de 21 km/l según el 3CV.
Suzuki presentó el Swift con dos niveles de equipamiento: GLS y GLX.

El primero incluye frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistente de frenado de emergencia (BAS), doble airbag frontal, anclajes Isofix, aire acondicionado, control de radio al volante, computador de a bord,  kit eléctrico completo (alzavidrios, cierre centralizado y espejos laterales), radio multimedia con pantalla táctil, puerto USB y llantas de aleación aro 16.
El segundo, en tanto, añade al primero frenos de disco en ambos ejes, airbags laterales y de cortina, cámara y sensores de retroceso, aire acondicionado con climatizador, botón de partida, control crucero, pantalla táctil de siete pulgadas con Bluetooth, sistema de navegación GPS, entrada USB y SD, luces led y neblineros.
La oferta del Swift en Chile está compuesta por cinco versiones, dos niveles de equipamiento y diez opciones de colores (cuatro bitono con un sobrecosto de $300.000).
Así, la lista de precios del hatchback japonés parte en los $8.490.000 de la versión GLS 1,2 con caja manual y cierra en los $10.390.000 de la GLX 1,0 también con cambios manuales. Sobre estos precios, Derco aplicará un bono de lanzamiento de $300.000.










Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES