Autor: JAVIERA LASTRA AMAYA

SU INSTALACIÓN AUMENTA EN VACACIONES DE INVIERNO Y VERANO, Y TAMBIÉN DURANTE LOS FINES DE SEMANA LARGOS. MUCHOS LO PREFIEREN PARA QUE EL ESPACIO EN EL HABITÁCULO DEL VEHÍCULO SEA MAYOR Y ASÍ PUEDAN TENER UN CONFORTABLE TRASLADO.
Ala hora de salir con la familia, el espacio en el interior del vehículo se vuelve un tema relevante.
Entre los pasajeros, las sillas de niños y las maletas es difícil lograr un trayecto cómodo; sin embargo, en los últimos diez años la solución recae en los portaequipajes.
Este accesorio ha tomado mayor presencia, pues antiguamente
era calificado como un elemento que solo se usaba en modelos más grandes, mientras que ahora se puede ver hasta en citycars.
Dentro del universo de elementos que están considerados en la Ley de Tránsito, los portaequipajes no están en la normativa, “pero se recomienda que estos respeten el ancho y la altura del vehículo. Se debe verificar su precisa fijación al techo, y lo más importante es respetar la capacidad o volumen de carga que poseen y estibar adecuadamente la carga en su interior, ya que con una mala maniobra o exceso de velocidad, el auto se puede desestabilizar y el conductor puede perder perfectamente el control”, explicó Alberto Escobar, gerente de asuntos públicos de Automóvil Club de Chile y experto en seguridad vial.

USO ADECUADO
La recomendación para el uso del portaequipaje está muy ligada a la seguridad de los ocupantes y del automóvil que lo porte. Incluso, y según investigaciones que ha realizado la institución nacional, cerca del 40% de la carga que se lleva en viajes estaría de más, ya que no se ocuparía. “Se aconseja guardar primero las maletas más
grandes y pesadas. Se debe colocar todo el equipaje pesado de manera uniforme en cada extremo para que el peso sea el mismo en ambos lados. 
Hay que dejar elementos más livianos en el medio, porque un auto completamente cargado cambia sus parámetros de control. Con la sobrecarga, se vuelve inestable, ya que cambia su centro de gravedad. Además, nunca se debe usar una frazada o tela con un “pulpo” para estibar la carga en el techo del auto. Lo más probables es que esta se caiga cuando el vehículo esté en movimiento. Lo más adecuado son las cajas portaequipaje”.
Como los portaequipajes se han vuelto más populares, es cada vez más sencillo encontrar lugares especializados para su venta e instalación.
Además, este elemento ha presentado una evolución en el último tiempo, ya que las marcas están cada vez más enfocadas en entregar productos con mayor eficiencia y aerodinámica “con el fin de que se pueda obtener una mejor conducción, no se emita ruido a mayor velocidad y que no se aumente el consumo de combustible”,
argumentó Cristóbal Menares, jefe de tienda de Miami Center.

NOVEDADES 
Dentro de las novedades que presentan estos accesorios se encuentra la apertura por ambos lados. “También los colores duraban poco por la exposición al sol y ahora son de alta durabilidad y en tonalidades brillantes”, agregó Menares. Además, se pueden encontrar de diferentes materiales, como los de vinilo, que son más flexibles, duraderos y resistentes al agua. En materia de montaje, hoy se pueden encontrar productos universales que se adaptan a cualquier barra.
Se pueden encontrar portaequipajes con capacidad de carga desde 320 hasta sobre los 600 litros, pero los más vendidos son los de 320 y 450. Dentro de la oferta que se puede encontrar, los precios van desde los $90 mil y pueden llegar a superar el millón de pesos. Habitualmente las tiendas que venden este tipo de productos no cobran un valor adicional por su instalación, porque va asociada a la compra de este accesorio.





















Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí