Autor:

Fue gracias a la película “Volver al Futuro”, estrenada en julio de 1985, que el auto se convirtió en leyenda.
El asunto está claro: en la película “Volver al Futuro” las estrellas protagonistas son Michael J. Fox, Christopher Lloyd y DMC12; este último, el auto DeLorean que hace el papel de la máquina del tiempo.
Al cumplirse 32 años del estreno de la zaga cinematográfica, la propia Universal Pictures celebró de manera especial en Hollywood.
Y no es para menos, ya que gran parte del éxito se debió a la presencia de este auto.
El DMC12 construido por John Zachary De Lorean comenzó a ser desarrollado en 1977, cuando su creador renunció a la posibilidad
de dirigir GM Corporation para emprender el proyecto de crear su
propia empresa automovilística.
Lo curioso es que cuando la película se estrenó, de hecho la marca DeLorean había cerrado (en 1982), después de que la empresa no
pudiera pagar sus deudas y de que su fundador fuera injustificadamente involucrado en tráfico de drogas.

Aun con ello, Steven Spielberg y Robert Zemeckis decidieron usar una unidad DMC12 para desarrollar sobre ella la famosa “máquina del tiempo”. Los productores consiguieron tres unidades DMC12 en el mercado de ocasión y las modificaron con diversos elementos visuales para convertirlas en máquinas del tiempo, entre ellos el ultrafamoso “condensador de flujo”.
Una de los tres DeLorean se dañó al poco tiempo, por lo cual fue
canibalizado para que sus partes sirvieran de repuesto a las otras dos unidades. Otro auto se usó en las tomas estáticas y a poca distancia, mientras el tercero fue empleado en las escenas de acción.
En las dos siguientes películas: Volver al Futuro 2 y Volver al Futuro 3, hubo más DMC12. En una de ellas parecía que el auto volaba, pero esas tomas se hicieron con un modelo de fibra de vidrio y efectos especiales.

La presencia de estos DMC12 en estas películas le sirvió a John DeLorean para que su auto tuviera un lugar en la historia, porque de otro modo habría pasado al olvido.
Es que al margen del fracaso financiero de la marca DeLorean, el DMC12 era mucho ruido y pocas nueces. No es que en la realidad no pudiera viajar en el tiempo, sino que en realidad no podía viajar a ningún lado muy rápido. Con un motor V6 de 2,8 litros, tenía solamente 130 cv. Originalmente este motor daba 170 cv, pero con la instalación del convertidor catalítico, la potencia se redujo.
Tan poco impresionante era, que el sonido del motor en Volver al Futuro en realidad proviene del V8 de un Porsche 928.










Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES