Autor: RENÉ DURNEY C.

Se maneja como un auto, pero es capaz de arrastrar hasta 4,5 toneladas.
Recién llegada al mercado chileno, la camioneta RAM 1500 Rebel Crew Cab 4x4 muestra retoques estéticos y una atractiva incorporación de elementos tecnológicos, especialmente en lo referido a la conectividad.
En el exterior, lo más atractivo esta en la grilla frontal, que ha sido totalmente renovada y que luce ahora un aspecto más robusto, en el que destacan las distintivas letras de RAM de gran tamaño en el centro, cuyos bordes, al igual que los paragolpes delantero y trasero, están pintados en un color mate (PowderCoat). Eso, más el capó deportivo con tomas de aire de alto desempeño, hacen que el diseño global capte la atención desde lejos.

Aparte de sus medidas, claro, que no pasan inadvertidas: 5.817 mm de largo, 2.017 mm de ancho, 1.969 mm de alto y una distancia entre ejes de 3.574.
Para que se haga una idea, un sedán mediano tiene de 2.600 a 2.700 mm de distancia entre ejes, lo que permite concluir que el espacio para 5 personas en la cabina es generoso, especialmente para los pasajeros de las plazas traseras, quienes disponen de suficiente distancia entre sus rodillas y el respaldo de los asientos delanteros, así como de la cabeza con respecto al techo.
Pudimos probarla en la ruta Santiago-Pichilemu, tanto en tramos por autopistas, como en caminos interiores asfaltados y otros de tierra firme.

Resulta contrastante la figura exterior de la RAM con lo que luce el habitáculo, y en especial el puesto del conductor. Es como entrar a un sedán de tamaño grande, de finas terminaciones.
El tablero, que luce aplicaciones del mismo color de la carrocería, tiene en el centro una gran pantalla táctil de 8,4 pulgadas desde donde se opera el moderno sistema de audio Uconnect 8.4NAV. Este dispone de comando por voz integrado con Bluetooth, slot remoto para tarjetas SD, centro de conexión multimedia (SD, USB, Aux), sistema de navegación GPS y conexión auxiliar para dispositivos móviles.
Los asientos están tapizados en Vinilo Premium, que presentan unas bandas de costura en relieve, que simulan las huellas que dejan los neumáticos de la camioneta.
Las butacas delanteras y el volante disponen de un sistema de control térmico para los días de frío extremo.

AL VOLANTE
Al encender el motor, el rugido ronco del V6 de 3,6 litros es un recordatorio de que dispone de 305 caballos de potencia a 6.350 rpm y un par torsional de 364 Nma 4.800 rpm.
Al subir los vidrios, el sonido del propulsor pasa a segundo plano, porque el aislamiento acústico de la cabina es casi total, lo que se aprecia al encender el equipo de música y escuchar toda la gama de sonidos graves y agudos con alta fidelidad.
La aceleración, tanto en la partida como en los reprises en la ruta, está dentro de lo que se espera de un propulsor de esas características. La transmisión es una caja automática de 8 velocidades, que dispone de un radiador auxiliar de aceite para el trabajo pesado.
Y es que la RAM, si bien solo puede cargar 740 kilos, tiene una capacidad de arrastre de 1.910 kilos en un remolque sin frenos, y de hasta de 4.599 kg. en uno que los tenga.

La selección de marchas no está en una palanca al piso o en el volante, sino que es un mando giratorio ubicado en el tablero, al igual que el comando para la opción de tracción delantera, trasera, total o bloqueo de diferencial.
Para rodar por terrenos difíciles, dispone de amortiguadores del Heavy Duty (trabajo pesado) de marca Bilstein y suspensión independiente de tipo neumática, con pulmones que permiten regular la altura de marcha.
En términos de rendimiento, la RAM da 10,6 kilómetros por litro, con un consumo de 9,43 litros para 100 km en los tramos urbanos, mientras que en carretera el rendimiento es de 15,6 km/litro, es decir, consume 6,4 litros para recorrer 100 km. 
Los competidores directos de la RAM 1500 Rebel son la Ford F150 Raptor, la Chevrolet Silverado y la Toyota Tundra.







Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES