Autor: LEO MELLADO

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA LOS CONDUCTORES, ESPECIALMENTE AHORA, QUE LLEGÓ EL INVIERNO.
Los frenos con demasiada frecuencia significan la diferencia entre un susto y una tragedia. Por eso es que
requieren toda la atención de los conductores, quienes pueden hacer mucho por mantenerlos en óptimas condiciones técnicas.
Más todavía en invierno, que con las calles mojadas y la baja adherencia presenta desafíos mayores a este vital dispositivo.

De acuerdo al Automóvil Club de Chile, la regla número uno en cuanto a frenos es que el usuario esté consciente de que todo irá bien si se les hace un mantenimiento periódico:

1. Preocúpate de revisar que el líquido de frenos se encuentre en su nivel óptimo a lo menos cada dos meses.

2. Revisa el estado de las pastillas de los frenos por lo menos cada 15 mil kilómetros.
Si tienes la oportunidad de desmontar el neumático, es fácil ver cuánta superficie de roce queda. Un chirrido puede ser una señal de que hay que cambiarlas. Y si se enciende el testigo de frenos, bueno, eso es definitivo.

3. Cuando revises el estado del líquido de frenos, no utilices un líquido usado ya que la capacidad de frenado no será la misma y además se podría dañar el sistema de frenado.

4. Si tu auto tiene tambores en sus ruedas traseras, conviene ajustarlos por lo menos dos veces al año. Las balatas duran más que las pastillas, pero los expertos señalan que cuando la superficie de roce llega a los 1,5 mm de espesor, hay que cambiarlas.

5. Si al frenar en circunstancias normales percibes que el pedal del freno vibra, significa que los discos se encuentran deformados y deberán ser reemplazados.

6. Si durante una lluvia los frenos se mojan, la forma de utilizarlos para disminuir la velocidad es bombear el pedal para que las pastillas se sequen y así consigas un frenado normal.

7. Si tienes pensado hacer modificaciones al sistema de frenos de tu automóvil, es recomendable que sean realizadas por profesionales.










Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES