Autor: LEO MELLADO

El modelo se presentó para el mercado europeo aunque ya está en producción en Brasil, México, India y China.
Podrían llamarlo “pequeño Gran Cherokee”, pero en ningún caso lo llamarán hermano mayor del Renegade a pesar de que comparte su plataforma.
Es que el nuevo Compass sencillamente no tiene nada que ver con este último y, dicho sea de paso, tiene apenas poco que ver con el Cherokee, que vendría siendo su hermano inmediatamente mayor.
Esto porque la gente de la marca especialista en todoterrenos debe haber reflexionado acerca de las propuestas estéticas del último tiempo y debe haber llegado a la conclusión de que el nuevo Compass debía alejarse del ADN del Wrangler, que permea al Renegade y, en cambio, debía parecerse más el Grand Cherokee si lo que pretendía era producir un SUV compacto, pero adulto.
El modelo fue presentado a la prensa europea (y curiosamente a la chilena) a pesar de que ya se encuentra a la venta en países como México y Brasil, donde se produce, al igual que en China e India.

Lo que se presentó en tierras portuguesas es, por tanto, una primicia para el Viejo Continente. Situados en
ese contexto, los ejecutivos de la marca no dudaron en afirmar que el Compass es el mejor 4X4 de su categoría. Con sus focos delanteros expresamente inspirados en los ojos de Iron Man y las típicas siete
ranuras en su máscara, el vehículo tiene una longitud de 4,39 m y una distancia entre ejes de 2,63 metros.
Esto significa, como ya está dicho, que es algo más largo y ancho que el Renegade y ligeramente más corto que el Cherokee.
Las virtudes de su plataforma modular (que se usa también en el Fiat 500X) permiten que se le acomode un sofisticado sistema de tracción 4x4, de acuerdo a la versión, llamado Selec Terrain, con varios modos de manejo, que incluye nieve, arena, barro, rocas y automático.
La suspensión, McPherson adelante y Chapman atrás, mantiene al vehículo con una elevación de más de 21 cm sobre el suelo, mientras que para condiciones extremas, incluye placas metálicas de deslizamiento en la zona ventral para proteger las entrañas del auto y ayudarlo a salir de situaciones complejas.


INFOENTRETENIMIENTO
La oferta de maquinarias comprende dos versiones de un motor de 1,4 litros, con 140 y 170 hp o el Tigershark de 2,4 litros que entrega 184. Las dos primeras opciones pueden elegir llevar una caja de cambios manual de 6 marchas o una automática de 9. En cambio, el motor más grande solo lleva la caja de 9. Insistimos, así es en Europa.
Este vehículo tiene el equipo de infoentretenimiento más grande en su categoría, con una pantalla
táctil de 8,4 pulgadas. El volante incorpora los controles de audiovoz y velocidad, permitiendo a los conductores mantener sus manos en el volante y su atención enfocada en la carretera. También está disponible con el sistema de aviso de colisión frontal, aviso de salida de carril y cámara trasera.
También se le integró el sistema Uconnect de cuarta generación que incluye Apple CarPlay y Android
Auto. Ya para gustos más sofisticados, el sistema de asistencia al estacionamiento puede operar para maniobras en paralelo y aculatadas, pero en este  último caso necesita algo menos de un metro libre a cada lado, por lo que no parece muy práctico en los apretados estacionamientos chilenos.

Dante Zilli, jefe de Jeep para Europa, explicó que “el Compass es un 4x4 para los aventureros y para aquellos que quieren saber que esa capacidad está allí”. No obstante, adelantó que más adelante se lanzará una variante 4x2. Añadió que mientras que a nivel de industria el 10% de los SUV compactos son 4x4, en el caso de Jeep esa proporción llega al 35%.
La meta de la marca es alcanzar las 2 millones de unidades vendidas en 2018, cifra ambiciosa si se considera  que en 2016 cerraron con solo 1,4 millones. En ese contexto, detalló Zilli, el Compass tiene la misión de conquistar clientes de entre 35 y 50 años que quieran usar este vehículo como el primero de la familia, así como sumar más público femenino.








Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES