Autor: LEO MELLADO

LA MARCA JAPONESA RESPALDARÁ FINANCIERAMENTE EL DESARROLLO DE ESTE PROYECTO CON LA MIRADA PUESTA EN 2020.
El gigante automovilístico japonés Toyota decidió participar en la financiación de un proyecto de auto volador desarrollado por un grupo de jóvenes ingenieros que sueñan con que su aparato encienda la llama olímpica de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.
Este grupo, nacido en 2012 bajo el nombre de Cartivator, anunció que reunió una ayuda de 42,5 millones de yenes (cerca de 345.000 euros) para los tres próximos años, de 15 compañías del grupo Toyota, incluido el propio constructor de automóviles.

Los ingenieros implicados, procedentes de diferentes empresas, dicen desarrollar este auto futurista bautizado SkyDrive en su tiempo libre. Tsubasa Nakamura, responsable técnico de Cartivator, señaló que el objetivo es “encender la llama en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de 2020”. “Para concretar nuestra visión se necesita un pequeño auto volador capaz de despegar y aterrizar verticalmente,
sin necesidad de pistas especiales”, añaden.
El SkyDrive, de 2,90 m de largo por 1,30 m de ancho, podrá volar a 100 km/h a una altura de 10 metros y rodar sobre tres ruedas a 150 km/h, con un único conductor-piloto a bordo. 


Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES