Autor: LEO MELLADO

El modelo tiene la aspiración de ser más familiar y, de hecho, es el más grande de los Mini.

La llegada de la nueva generación del Mini Countryman, la segunda, no solo importa por eso, sino porque con este el modelo deja de ser el segundo o tercer auto de una familia y se vuelve el primer auto para toda ocasión.
Esto se debe, por supuesto, a que el nuevo Countryman creció significativamente. Es 20 cm más largo, 3 cm más ancho, 1 cm más alto y tiene una distancia entre ejes 7,5 cm más extensa, lo que permitió disponer de 5 cm más de espacio para los pasajeros delanteros y otros 5 cm para los traseros.

Mejor que eso, un habitáculo más alto permite que la postura de los ocupantes mejore apreciablemente. En particular, los pasajeros de atrás quedan con las rodillas algo menos flectadas, mientras que el respaldo está
ligeramente más reclinado. Además, y para redondear el claro aumento de tamaño del crossover, el maletero
admite 40 litros más que el de la anterior generación.

Las versiones que estarán disponibles en Chile serán el Cooper Pepper, Cooper S Pepper y Cooper S Chili, además del deportivo John Cooper Works (JCW). Este último debería ponerse a la venta en agosto o septiembre.
En la configuración de equipamiento, destaca el hecho que desde la versión Cooper se ofrece ALL4 (el sistema de
tracción en las cuatro ruedas de Mini) como opción, lo que pone a Chile como el único país en la región en ofrecer tal atributo en todo el rango de versiones.

Otros equipos destacados incluyen la apertura automática del maletero, una ingeniosa banca que se extiende desde el maletero para sentarse usando el portón como techo y luces frontales direccionales con ledes, estas últimas
de serie. La marca también pone mucho énfasis en la pantalla de 8,8” con nueva interfaz gráfica, que en el
caso del JCW es además táctil e incluye varias aplicaciones entretenidas. En los otros casos, la operación
de la pantalla se realiza mediante una perilla situada entre los asientos delanteros. El nuevo Mini Countryman contará con dos variantes de motor.

La versión Cooper porta un motor a gasolina TwinPower Turbo de 3 cilindros y de 1,5 litros que produce 136 hp con un par máximo de 220 Nm. En cambio, el Cooper S cuenta con un motor de 4 cilindros y 2 litros de 192 hp y par
máximo de 280 Nm (300 Nm con la función Overboost). La versión JCW porta el mismo bloque de 2 litros del Cooper S, pero con una potencia elevada hasta los 231 hp y un par torsional máximo de 350 Nm. Gracias a estos parámetros, la marca asegura que puede ir de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos.

Todas las variantes cuentan con cajas de cambio automáticas, con un sistema de variación de modos de conducción que permite circular en un modo económico, normal o deportivo. En este último caso, el auto se vuelve
más reactivo, mientras que tanto las suspensiones como la dirección se tornan más rígidas. La gama de precios parte en US$31.480 para un Countryman Cooper Peper y termina en US$54.480 para un Contryman John Cooper
Works.

Más información y fotos en




Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES