Autor: Leo Mellado

Con motores más eficientes de 6 cilindros en línea y un V8 más pequeño, así como con avanzados sistemas de manejo semiautónomo, este modelo es un ejemplo de lo que viene en lujo automovilístico.

Ahí estaba, en el mismísimo centro del stand de Mercedes-Benz en Shanghái: la actualización de la Clase S, el mayor y más clásico de los sedanes de la marca alemana, presentado por primera vez en el mundo en China.
¿No habrá estado listo para que debutara en Ginebra en marzo? ¿O tan ansiosos estaban los alemanes como para no esperar hasta septiembre para revelarlo en el salón de Frankfurt, en la propia casa? Ni lo uno ni lo otro. A esta altura del partido, la relevancia del mercado chino, con 24 millones de unidades vendidas por año, y la amplitud de la exhibición de Shanghái obviamente resultaron irresistibles para Mercedes.

Además, un vistazo al parque automovilístico de esta megalópolis da cuenta de inmediato de que los
Mercedes, Audi, Porsche, Jaguar y otras marcas de lujo son aún más frecuentes que los rascacielos
acristalados y al menos igualmente resplandecientes.
Sin ir más lejos, de acuerdo a Mercedes-Benz, China es uno de los principales mercados del Clase S y del resto de los sedanes de gran lujo, por tanto, no fue baladí la elección de Mercedes-Benz de presentar aquí la reestilización de su buque insignia.

LAS NOVEDADES
Los Clase S con motores de 6 y 8 cilindros reciben nuevos diseños para la máscara, mientras que el tope de gama, llamado Mercedes-Maybach, recibe muchos más cromados que en la versión anterior. Puede contar con un nuevo sistema de faros con ledes que la marca llama Intelligent Light System, así como nuevos diseños de llantas de 20 pulgadas.
Los modelos alternativos a este Mercedes-Benz son el Audi A8 y el BMW Serie 7, con los que comparte
la opción de poder pedirse con dos longitudes de carrocería. En el caso del Clase S, la versión corta mide 5,12 metros, y la larga, 13 centímetros más. Sin embargo, con el Mercedes- Maybach S, la marca de la estrella agrega una tercera longitud, aún más extensa, de 5,45 metros.
En el interior pierde uno de los elementos más peculiares del anterior Clase S, su volante de solo dos
radios pasa ahora a ser de tres. La botonería integrada en este volante también es de nueva factura.

De la gama que desde ahora ofrece la marca alemana, destacan los Mercedes-AMG S 63 4MATIC+
con 603 cv y S 65 con 621 cv. El S 63 pierde su V8 Biturbo de 5,5 litros en pro de otro V8 pero con 4 litros,
más compacto y más eficiente. En lo que respecta al resto de los motores, vale la pena destacar la incorporación de motores de seis cilindros en línea, una configuración histórica dentro de la marca de la
estrella de tres puntas que llevaba años en desuso.

Como ya estaba apuntado, se anunció la llegada de un nuevo V8 biturbo de 4 litros, el que estrenó el Mercedes-AMG GT y que poco a poco se ha ido expandiendo en Clase C, Clase G, Clase E… A corto plazo habrá una versión híbrida enchufable cuya autonomía 100% eléctrica será de 50 kilómetros.
La conducción semiautónoma es algo en lo que Mercedes-Benz ha hecho mucho hincapié. Tanto las cámaras de filmación como los radares que asisten a estos sistemas de ayuda a la conducción han sido
optimizados logrando un alcance de hasta 250 metros.

Los sistemas Distronic, Active Steering Assist, Road Surface Scan y Curve Tilting también han recibido mejoras sustanciales. Según la marca, ahora se puede disfrutar de estos sistemas incluso fuera de
autopista.

Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES
CLASIFONO Publica tu aviso aquí