Autor: René Durney

CON UN CONFORT DE MARCHA POR ENCIMA DE LA MEDIA, ESTA NUEVA CAMIONETA ES SILENCIOSA, PERO AUN ASÍ NO ES CÓMODA EN EL AMBIENTE URBANO.

La impresión que produce la nueva camioneta Volkswagen Amarok sigue siendo la misma que causó la primera versión que llegó a Chile en junio de 2010: fuerte, potente y lujosa.
Por eso no extraña que su costo esté en la parte de arriba de las listas de precios de este tipo de vehículos, pues comienza en los $17.190.000 + IVA de la versión Trendline 4x2 y llega hasta los
$21.290.000 + IVA del modelo Comfortline 4Motion 4x4 que acabamos de probar.
¿Qué hay bajo esa reluciente y sólida estructura de un vehículo que puede combinar el trabajo con el transporte de una familia? Para responder es necesario probarla en todas las condiciones que ofrece el fabricante y que van desde el mejor de los asfaltos de nuestras carreteras hasta las huellas con calaminas
destructoras de los campos alejados de los centros urbanos, las empinadas cuestas, los pasos de agua o la tierra suelta y la gravilla. Solo entonces comienzan a cerrar las cifras. Con o sin peso, el confort de marcha está por encima de la media, aunque con el pick-up vacío puede aparecer un poquito rebotadora en la ciudad. Pero cargada parece un súper sedán devorando caminos, con absoluta estanqueidad en su cabina (ni polvo ni agua), sin vibraciones ni sacudidas y con un espacio de carga forrado y de excelente
manufactura, que hasta dispone de un amortiguador en la tapa basculante posterior.

Sus medidas exteriores la hacen muy poco amistosa con los cada vez más estrechos y caros estacionamientos citadinos. La distancia entre ejes (3.097 mm) despeja cualquier duda sobre la capacidad que ofrece el habitáculo para llevar cinco pasajeros con absoluta comodidad. Y si se trata de trabajar, el pick-up dispone de 2,52 metros cuadrados de superficie, con un volumen de 1,28 m cúbicos, para una carga de hasta 1.041 kilos. Su capacidad de arrastre llega a los 3.200 kg.
Para operar fuera de camino, su ángulo de ataque es de 28 grados; 23º en la salida y 23,6º ventral. Resiste inclinaciones laterales de hasta 50 grados, puede escalar pendientes de 45 grados y su capacidad de vadeo es de 50 cm.
Bajo el capó hay un propulsor petrolero de 180 hp y un par torsional de 420 Nm. Su rendimiento combinado es de 12,5 km/l; el de ciudad 10,2 km/l y 14,4 km/l en carretera.
Las bondades del sistema 4Motion de tracción permanente (60% en el eje trasero y 40% en el delantero) permiten una conducción muy controlada en cualquier condición y el reparto de par hacia las ruedas
con adherencia producen una sensación de mucha seguridad.
La transmisión automática de 8 velocidades puede pasarse a manual a gusto del conductor y el paso de marchas es imperceptible en términos de movimiento y apenas audible.
La reducción de cambios en fuertes pendientes de descenso resulta de gran ayuda como freno motor auxiliar al sistema convencional con ABS.

El toque de modernidad a bordo está en el sistema Discover Media, con una pantalla táctil de 6,3”, en la que el App Connect permite transferir los contenidos de los celulares inteligentes y manejarlos desde
el auto. También dispone de las aplicaciones Apple Car Play (iPhone), Mirror Link y Google Android.
Como en casi todos los vehículos Volkswagen, el equipo de audio es de gran calidad.


Ver en EL MERCURIO
CLASIFICADOS AUTOMÓVILES